5 cosas que nunca debes comprar a crédito

Las tarjetas de crédito fueron creadas en respuesta a una necesidad de los usuarios, y sin duda alguna estas les facilitan la vida a las personas, hacen todo mucho más rápido, asequible y además con los beneficios que ofrecen, tales como premios y puntos canjeables, se vuelve casi un reto no utilizarlas.

Es importante que siempre tengas en cuenta todas las implicaciones y costos que genera el uso de las tarjetas de crédito, de esta manera podrás tomar decisiones más inteligentes al momento de usarlas, por ejemplo, decidiendo que cosas o tipos de pagos valen la pena o son justificables realizarlos con la tarjeta de crédito y cuales siempre debes evitar. Así mismo debes considerar otras opciones tales como los préstamos en línea como alternativa al uso de la tarjeta de crédito.

A continuación, te presentamos una lista de las 5 cosas que nunca debes adquirir con tu tarjeta de crédito, lo importante es mantener presente las reglas de oro, no comprar lo que no puedes costear ni gastar más de lo que ganas, siguiendo esas dos reglas te puedes mantener libre de deudas.

  1. Pagar la boda con tu tarjeta de crédito es una mala idea definitivamente, casarse en un gran paso en la vida de la mayoría de personas, esta unión representa grandes desafíos, los cuales pueden agudizarse si además deben asumir un desafío adicional del tamaño de una deuda, la cual va a causar que esta nueva etapa de vida que se inicia empiece acompañado de deudas y pagos que terminan en conflicto.
  2. Nunca se deben pagar las vacaciones con tu tarjeta de crédito, el tiempo será espectacular, pero al regresar al diario vivir solo te quedarán las fotos y un crédito por pagar que te va a tomar mucho más tiempo liquidarlo de lo que tomó organizar las vacaciones, y con el pago de intereses y cuotas, simplemente hace que sea poco sostenible continuar teniendo vacaciones.
  3. Las tarjetas de crédito no deben usarse para pagar las cuotas educativas, siempre es recomendable optar por préstamos estudiantiles, ya que la tasa de interés que estos últimos manejan es inferior y por lo tanto más conveniente que el que manejan las tarjetas de crédito.
  4. Los pequeños antojos no deben pagarse con tarjeta de crédito, por lo general son montos bastante pequeños que parecen insignificantes, y se vuelven recurrentes, y es posible que al final del mes hayas ocupado gran parte de tu cupo de crédito en cosas que mirando atrás podrás reconocer no valen la pena y que podías haber pagado con efectivo.
  5. Las cuotas de la hipoteca no han de pagarse con crédito, ya que representa un pago mayor de intereses, además que muchas entidades cobran un cargo adicional cuando utilizas tu tarjeta de crédito para cubrir el pago de cuotas hipotecarias, por lo que estarías pagando mucho más dinero del que deberías.
  6. En muchas ocasiones usar la tarjeta de crédito será la única opción que tengas disponible, pero es necesario que establezcas límites y tomes decisiones en cuanto al uso de tu tarjeta de crédito, de tal forma que realmente puedas disfrutar de sus ventajas, sin sufrir las consecuencias de un manejo irresponsable o impulsivo.
Compartir